Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias funcionales de sesión como p.ej. las que utilizamos para que el sitio responda al tamaño de pantalla del usuario o el idioma seleccionado. También usamos cookies de terceros con fines analíticos, para entender cómo utilizas nuestra página web, y en función de eso, mejorarla y hacerla más funcional .
Consulta nuestra Política de Cookies para obtener más información.

Las cookies de sesión son necesarias. Puedes aceptar las cookies analíticas pulsando el botón ACEPTAR , o rechazarlas pulasando el botón RECHAZAR.

Cookies Analíticas
Cookies de Google Analytics.
Estas cookies nos permiten contar las visitas y fuentes de circulación para poder medir y mejorar el desempeño de nuestro sitio. Nos ayudan a saber qué páginas son las más o menos populares, y ver cuántas personas visitan el sitio. Toda la información que recogen estas cookies es agregada y, por lo tanto, anónima. Si no permite estas cookies no sabremos cuándo visitó nuestro sitio.

ACEPTAR
RECHAZAR

federación valenciana de atletismo
FICHA NOTICIA
11/02/21
Va a caer el récord del 60 metros vallas/Caurà el rècord del 60 metres tanques
Va a caer el récord del 60 metros vallas

A Quique Llopis, el plusmarquista español sub 23 de los 60 y los 110 metros vallas, se le atragantaban las salidas. Le costaba poner en acción su 1,90 y lanzarlo hacia la primera valla. Hasta que apareció Grant Holloway en el firmamento del atletismo. El nuevo fenómeno de las vallas altas, el hombre que el martes se quedó a dos centésimas del récord del mundo (7.30) de Colin Jackson, atesora una salida soberbia y el atleta de Bellreguard decidió fijarse en él, pasar una y otra vez sus salidas, analizarlas hasta el detalle y tratar de, poco a poco, error tras error, incorporar cada gesto técnico a su carrera. Hoy, Llopis, que este fin de semana (13 y 14 de febrero) disputará el Campeonato de España sub 23 en el Palau Luis Puig, no es rival para Holloway pero sí un atleta que sale mejor.



Llopis (CA Gandia) protagonizará con Asier Martínez uno de los grandes pulsos de este campeonato. El vallista navarro ya le derrotó el pasado verano y este invierno demostró que está a su misma altura después de correr en 7.72 (a una centésima del récord sub 23 del valenciano) el 22 de enero en Francia. Al día siguiente, en Valencia, Llopis corrió en 7.94, pero el valenciano venía de estar cinco semanas sin poder entrenar por una rotura del sóleo. Su preparación iba más despacio y el domingo pasado, en Zaragoza, dejó una marca de 7.74 que, además de ser mínima para el Europeo de Torun (del 4 al 7 de marzo), es todo un desafío para Asier Martínez.


 

“Va a caer el récord. Estoy convencido. No sé quién de los dos lo batirá, pero va a caer. O a lo mejor lo batimos los dos, quién sabe”, advierte Llopis sobre una carrera en la que habrá otro dos grandes vallistas valencianos: el castellonense Kevin Sánchez (Playas de Castellón), que llega con la tercera mejor marca (7.90), y Luis Salort, que llega con la cuarta (7.97) y muchas incertidumbres.


Llopis es un atleta que va haciéndose un nombre poco a poco, pero que también ha incrustado en su historial sonadas decepciones. La última, aquella derrota en el sub23 al aire libre frente a Asier Martínez. Pero el de Bellreguard le resta importancia. “El año pasado competí mucho y llegué a este campeonato muy pasado de forma. No podía con mi vida. Así que claro que quiero la revancha, pero yo voy a disfrutar y ya está. Yo, el tema de los nervios y la presión en las competiciones importantes, lo llevo bien. Eso me preocupa muy poco”.


El pupilo de Toni Puig está ilusionado ante una serie de competiciones que le ilusionan: este compromiso sub 23, el Campeonato de España absoluto el siguiente fin de semana y, muy probablemente, el Europeo de Torun. Aunque no pierde de vista
su sueño de alcanzar los Juegos Olímpicos, un deseo que le llevó a pedir colaboración económica por ‘crowdfunding en la plataforma ‘GoFoundMe’.

"Entrenamos como perros callejeros"


Si Llopis aspira a la medalla de oro, Javier Mirón es el favorito indiscutible a ganar el título de campeón de España sub 23 en los 800 metros, la prueba en la que el alicantino llega claramente con la mejor marca de todos. El mediofondista del New Balance ya ha corrido por debajo de 1.49 (1:48.96), la mínima que le puede llevar, como sub 23, al Europeo, pero está siendo una temporada bajo techo muy complicada por dos motivos: una periostitis y la pandemia.



La lesión le ha limitado mucho en los entrenamientos. Primero le obligó a bajar el kilometraje y después comenzaron los dolores en cuanto se ponía los clavos. “Intenté sobrevivir”, explica sobre su forma de llegar hasta aquí a pesar de las molestias. “Mi objetivo pasó a ser no perder la pista cubierta, aunque no estoy al 100 %. Psicológicamente te echa para atrás: me noto que el tobillo derecho está menos reactivo, no tiene tanta garra”.


El atleta que se entrena con Luis Arenas considera que esto no debe ser problema para imponerse en Valencia. “Yo también he pasado por ser más pequeño en una competición y enfrentarme a gente más grande. Entonces les ves que tienen otro cambio. Por eso sé que yo ahora tengo buen cambio y voy con confianza, aunque no sobrado, que puede pasar cualquier cosa”.



El segundo problema para Mirón este invierno ha sido la forma en que el covid ha golpeado a su pueblo. “Ibi ha sido de los municipios con una mayor incidencia, así que nos lo cerraron todo. Hubo dos semanas que tuvimos que entrenar como perros callejeros Ahora estamos negociando para que, como atleta de alto rendimiento, hagan una concesión conmigo. Y para las series, nos vamos a la pista de Onil, que está a un cuarto de hora en coche”.


Cuando Mirón habla de entrenar como un perro se refiere a las tardes, ya de noche, que se iba a una recta de tierra que hay en el polígono industrial de Ibi. “No es ni un parque, es el lugar donde van los de las fábricas a comerse el bocadillo”. Allí hacía las series cortas y cuando tocaba algo más largo, como un fartlek, se iba a una calle de asfalto, también en el polígono, mientras su hermano le iluminaba y le protegía con el coche.


Hasta 14 opciones de medalla


Los atletas valencianos, contando a los vallistas y a Mirón, tienen opciones de ganar una medalla en catorce pruebas. Como Enrique Herreros (FC Barcelona), que lleva toda la temporada esperando su gran carrera de 1.500 (aún no ha bajado de 3.43). O Yurena Hueso (Playas de Castellón), su compañera en el grupo de entrenamiento de José Antonio Redolat, que esperaba hacer un gran 800 el lunes en el Palau Sant Jordi y que se resintió durante el calentamiento de unas molestias que tenía en la rodilla. La valenciana tiene el menisco inflamado pero confía en poder luchar por las medallas este fin de semana.


Más claro parece tenerlo Jorge Dávila (Playas de Castellón), candidato indiscutible al oro en el heptatlón por delante del también castellonense Óscar Bou. Sara Navarro (Colivenc), la última joya salida de Onil, que entrena con José Antonio Ureña, el padre y preparador del campeón de Europa Jorge Ureña, aspira también a la medalla de oro en un pentatlón en el que no estará María Vicente (disputará la longitud) ni la castellonense Claudia Conte (Playas de Castellón). La campeona al aire libre ve este sub 23 más como un medio que como un fin y disputará los 60 m vallas y la longitud con la idea de preparar el pentatlón de la semana que viene en el Campeonato de España absoluto.



Y las opciones de medalla las completan dos atletas del Valencia CA, la velocista Carmen Marco, en los 60 metros, y la saltadora María González, en triple.


 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 


 

 

 


 

 

ALBUM DE FOTOS